Inicia sesión para ver menos publicidades

Martin Ayerbe AM740 Hamartia. La baba liberal keynesiana, un signo de los tiempos que corren.

Logo

07 de agosto, 2018 11:48

00:00 / 14:45

63 reproducciones

Los liberales quieren presumir de racionales sin lograrlo. La influencia norteamericana, amarilla y de un plástico berreta, no logra pasar desapercibida en un Pueblo, capaz del tango y un folklore y un rock, que se niega a tragarla, la escupe. Del otro lado del atlántico, los keynesianos sufren más o menos de lo mismo.
Más de tres décadas de democracia sin lograr que los trabajadores en blanco crecieran más allá de los 11-12 millones que dejó el proceso militar, debería llamarnos a la reflexión. Sin los caminos verdaderos, reales, que la Economía de Equivalencias nos llevó a transitar, tal vez tampoco hoy estaríamos en el tema tan sólidamente parados y deambularíamos, como tantos buenos compañeros que no se rescatan. Las Curvas de Treber son una estaca clavada en el corazón de la partidocracia demoliberal.
El capitalismo liberal keynesiano es absurdo, pero tiene que ocultar esta debilidad. Presume de tener un sentido, un cometido histórico, un coraje, una épica, un destino manifiesto. Pero miente. En la mutua disputa, que es más una conservación del adversario que una pelea de fondo, pretenden una alternancia en el poder que no violente la gobernabilidad.
En el universo liberal keynesiano, la abstracción consiste en simular la solución de los problemas. Por ello es que todo lo que huela a matemáticas, plazos, cantidades, calidad, certeza, cae pesado… estructurado… Pero eso, lo cuantificable es lo que permite resolverlos. Lo otro, la opinología, la prensa, el comentario sin fundamento, la batalla cultura/o/e/@/xl, carta abierta, la reparación histórica, el metrobus, la caca del perro, tecnópolis… son sustitutos inócuos, placebos, simulaciones: no arreglan nada real, o enmascaran el problema. Marean, confunden, distraen… se hacen funcionales a su continuidad, no a su solución. La baba liberal keynesiana, un signo de los tiempos que corren. Un ramillete de falsas opciones, a cada cual más entretenida y prometedora, pero huecas, vacías de sustancia real, sin respuesta efectiva, humo.
Allí se empantana la militancia partidocrática demoliberal. Útero político en el cual se puede estar medianamente confortable, tragar líquido amniótico en vez de sapos, pero en el cual resulta imposible crecer, desarrollarse, vivir. Vive aquel que no se queda, los otros duran nomás.
Patria sí - colonia no, es algo vigente. Liberales o keynesianas, ninguna de las fachadas atiende el comercio exterior. Ni la banca. Friedman-Keynes no son no argentos, ni pobres, ni conurbas. Solo nos atienden en tiempos electorales, porque sus problemas son los de gobernabilidad del sistema partidocrático, no los de trabajo, vivienda, educación, salud. Hablan mucho de sí mismos, nos transfieren sus problemas, sus valores, sus juicios sobre lo que está bien o está mal, lo que es urgente o lo que puede esperar. Nos imponen su agenda.
El Estado Empresario, cuando contrata en blanco y a planta permanente, mata el miedo del trabajador a la desocupación y su miseria. Leer más

{"autoscroll": false}
11:48 12:03
---
v2018-08-07T14:55:47+00:00rebelde740
886

Lo sentimos, no se pudo iniciar la reproducció en este momento, por favor, vuelva a intentar en unos minutos.

Informanos el error
  • rebelde740
  • 1533653306
  • 885
  • https://chunkserver.radiocut.fm/
  • audiocut
  • /radiostation/rebelde740/has_recordings_at/1533653306
  • 0
  • America/Buenos_Aires
  • -180
  • /audiocut/playing/582535/

Lo sentimos. No tenemos grabaciones para esta radio en el instante de tiempo solicitado. Puede clickear en 'Cambiar' para ir a otro día u horario. Esta radio la grabamos Lun-Dom 6-23:59